A MIS 27 AÑOS

Hola, soy Valentina y tuve cáncer de mama a los 27 años. La forma en que me diagnosticaron quizás no fue la más común, pero por lo mismo hay que estar atentas y ser responsables con los controles.

En una ida normal al ginecólogo, me dice que me recomienda una eco mamaria porque soy pechugona, aunque yo no tenía ningún dolor, ni cambio, ni nada especial. Y yo me la hice, y la radióloga me encontró “un poroto”, que se veía chico, pero me dijo que me controlará 1 vez al año, por suerte yo fui matea y lo hice así, porque en el 5to año de control el radiólogo me dijo que lo veía diferente, más grande e irregular, por lo que me sugería una biopsia, me la hice y era cáncer finalmente.
Creo que cuando te lo dicen es uno de los peores momentos del proceso, porque piensas que te vas morir ahí mismo. Pero después de que ya vas pasando por las diferentes etapas, te das cuenta que esto es una prueba más de vida, una prueba bien dura, pero que no te va a tocar una carga más pesada de la que uno puedo soportar, que tienes fuerzas que no pensabas que tenías, y que tienes a un montón de gente alrededor tuyo que se preocupa infinito por ti, y que sin pensarlo van en la ayuda de uno. Quizás para mí eso fue una de las cosas más difíciles, porque estaba acostumbrada a yo ayudar al resto, pero ahora estaba enferma, así que tenía que asumir eso y dejar que otros me ayudaran a mi.
Tener Cáncer me hizo dar cuenta que tenía que tener más tiempo para mí y que mis sueños eran tan importantes como los de otros. Aunque siento que tener cáncer no fue tan terrible como yo pensé que sería, no se lo daría a nadie, porque te cambia tu vida de repente, sin aviso, y no sólo la tuya sino que también de los que están cerca, y nadie está preparado para eso, por eso es fundamental que nos cuidemos a nosotras mismas!!»
Valentina, 27 años
You have successfully subscribed!
This email has been registered